Misteriosas leyendas de la CDMX


Aquí en la Ciudad de México, existen muchas leyendas que han pasado de generación en generación, de tal magnitud que personas de todo el mundo viene y quieren saber de ellas. Aquí te contamos un poco de lugares y acontecimientos que han estremecido a propios y extraños.

"La Llorona"

Es una de las historias más famosas del México antiguo, incluso se desconoce su fecha de origen, ya que se asegura que proviene del Siglo XVI, cuando la ciudadanía estaba obligada a refugiarse en sus hogares durante el toque de queda, instantes en el que aseguraban escuchar el conocido lamento "¡Ay, mis hijos"!

También existe la creencia del llanto porque la mujer se habría visto obligada a matar a sus hijos a petición de su novio, quien le puso esa condición para que no se apartara de su lado, sin embargo, después se arrepentiría de sus actos, cuando sorprendió a su amante en manos de otra dama.

Sin embargo, la historia más antigua se refiere a una Diosa Azteca de nombre Chihuacóalt, que predecía la conquista de "sus hijos" y lanzaba una plegaria que decía: "Hay mis hijos, como escaparán a tan funesto destino".

Actualmente, existe la representación de esta leyenda durante octubre y noviembre en Xochimilco.

Antiguo Convento de la Concepción

Ubicado en Belisario Domínguez y República de Brasil, Centro Histórico de la Ciudad de México, el conjunto original estuvo formado por varios edificios, el noviciado, el edificio principal del convento y el templo.

De acuerdo con la leyenda, por tiempos de la colonia, existió una mujer llamada Doña María Gil, la cual se encontraba perdidamente enamorada de Don Urrutia. A su relación se oponían los dos hermanos de la joven y un día decidieron ofrecerle una fuerte cantidad de dinero al pretendiente de su hermana para que dejara la ciudad y se olvidara de ella. Cuando él se fue a Veracruz, se asegura que ella ingresó al convento; pero no soportando el sufrimiento se ahorcó de un árbol de duraznos.

La leyenda señala que su cuerpo se aparecía a las monjas enclaustradas que vivieron en el convento.

La casa de la Tía Toña

Ubicada en la tercera sección del Bosque de Chapultepec, este inmueble se ha popularizado debido a una leyenda urbana, en donde se asegura que ahí aún habita una mujer que se enfurece cuando es visitada por curiosos.

Cuando ella se enfada ocurren cosas inexplicables en la propiedad. Se escuchan ruidos de cosas que caen, una silueta aparece en las ventanas y se siente la presencia de alguien.

La casa se localiza cerca del panteón "Dolores", en Avenida Constituyentes, y la leyenda señala que la "Tía Toña" era una mujer solitaria y con dinero. En medio de esta soledad decidió darle cobijo en su casa a niños de la calle, proporcionándoles techo, ropa y comida.

A pesar de su aplaudible acción, los jóvenes le hicieron la vida imposible, motivo por el que un día comenzó a matarlos a base de golpes y luego arrojó sus cuerpos a un río cercano. Cuando la culpa la alcanzó, se encerró en su habitación y nunca volvió a salir.

Casa de Don Juan Manuel

En la calle de Uruguay 94, en el Centro Histórico, se encuentra el inmueble que habitó Don Juan Manuel de Solórzano, edificio que encierra la historia de un hombre que, de acuerdo la leyenda, vendió su alma al diablo con tal de saber con quién lo engañaba su mujer.

Supuestamente en las noches aparece un hombre en el portón de la construcción y pregunta la hora. Si alguien contesta "Son las 11 de la noche" él dirá "¡Dichoso aquel que sabe la hora de su muerte!

Este sitio en la actualidad sirve de salón para eventos y fiestas privadas, ya que su arquitectura del siglo XVI lo convierte en un lugar bello y confortable para pasar el tiempo con amigos, además de que está catalogado como Monumento Histórico por el Instituto Nacional de Antropología e Historia y por el Instituto Nacional de Bellas Artes.

Viejo Hospital Juárez

Esta clínica localizada en Jesús María y Fray Servando, en el Centro Histórico, es conocida por recibir con cierta frecuencia la visita de "La Planchada", una enfermera de apariencia inofensiva, cuya risa es calificada de "siniestra" por las personas que se han topado con esta manifestación.

El nombre lo obtuvo por su atuendo colonial, el cual luce perfectamente planchado y almidonado.

De acuerdo con relatos urbanos, la mujer se enamoró perdidamente de un médico, sin embargo, el cariño no era recíproco, tal y como ella misma lo pudo constatar, al enterarse que el galeno salía con otra mujer. Jamás se recuperó de la desilusión amorosa.

La piedra encantada

En la Delegación de Tlalpan ―al sur de la Ciudad de México― en la población actualmente llamada Fuentes brotantes, se encuentra un arroyo que la atraviesa. Es un lugar en donde los pobladores nativos son fervorosos creyentes católicos.

A mitad del poblado, junto al arroyo, se encuentra una piedra de dimensiones enormes, la piedra realmente es una roca, pero los pobladores le han llamado siempre la piedra. Cada dos años, el 24 y el 31 de diciembre, la piedra desaparece y en su lugar aparece una tienda miscelánea. Si alguna persona ingresa a comprar algo, la tienda se cierra y nuevamente aparece la piedra encantada. Se dice, que en el interior de dicha roca se encuentran cavernas que conducen a distintos destinos y han sido pocos los que han logrado salir de allí, eligiendo la caverna correcta.

También se cuenta que allí es el refugio de la Llorona, que sale por las noches a caminar por la orilla del arroyo y llega hasta el pequeño lago que se encuentra en el poblado. En el islote se sienta en las noches en espera de un enamorado; antes del amanecer se refugia en la piedra encantada.

La isla de las muñecas

Muñecas deterioradas en la isla de las muñecas, Xochimilco, Ciudad de México.

La isla de las muñecas es una chinampa localizada en la laguna de Teshuilo, parte de los canales de Xochimilco. Su nombre se debe a que en ella se encuentran gran cantidad de muñecas rotas y deterioradas de varios estilos y colores, colocadas allí por quien fuera su dueño, Julián Santa Ana Barrera.

Santa Ana, que llevaba vida de ermitaño y se dedicaba al cultivo de hortalizas, flores y cereales, empezó a colocar estas muñecas por toda la isla en 1950. Por algún tiempo, no se supo por qué Santa Ana realizaba esto, hasta que un sobrino suyo, Anastasio Santa Ana, contó que se debía a que Julián decía que, recién llegado a la isla, se había ahogado allí una joven, y que, desde ese momento, en la isla se escuchaban voces y lamentos de mujer, por lo que usaba las muñecas para protegerse de los espíritus.

Julián también dijo a su sobrino que, cuando iba a pescar, veía a una sirena que se lo quería llevar. Según Anastasio, un día que ambos fueron a pescar, él se retiró un momento para revisar a sus animales, y cuando volvió, encontró a su tío muerto en el sitio donde, supuestamente, veía a la sirena, y que se supone también había sido el sitio donde se había ahogado la joven de la leyenda. Luego de la muerte de Julián, su sobrino Anastasio ha continuado incrementando la colección de muñecas.

En la actualidad, la isla de las muñecas es un sitio famoso entre los turistas que visitan los canales de Xochimilco, atraídos por la leyenda, además de por las historias de que algunas de las muñecas son milagrosas. La isla de las muñecas ha sido objeto de reportajes y programas documentales de numerosos medios internacionales como Discovery Channel, The Huffington Post, Travel Channel, ABC News y otros.

Fuente: Google/Youtube

compartir

Comparte con tus amigos los mejores lugares de la CDMX

también podría interesarte ...

Galería abierta de las rejas del bosque de chapultepec

El paseo de la reforma cuenta con espacios muy importantes e icónicos, dedicados a la cultura y el espectáculo en...
Leer más

Lugares para Disfrutar en la CDMX en Invierno

Ha llegado la mejor época del año y con ello se presentan en la Ciudad de México espectáculos de co...
Leer más